Casos médicos

Quemadura tras aplicación de radiofrecuencia

Paciente de 60 años de edad a la que se aplicó, sin información previa de sus riesgos, un tratamiento de radiofrecuencia, sufriendo quemaduras de segundo grado con ulceraciones en glúteo izquierdo y zona lumbar (zona en que se le colocó la placa metálica del aparato).

Como consecuencia de esas lesiones precisó ser atendida de urgencias al día siguiente en su Centro de Salud, donde siguió control y tratamiento médico durante 146 días, quedándole al alta médica como secuela una marcada cicatriz en parte lumbar y glúteo izquierdo.

Valoración jurídica

La sentencia del Juzgado de 1ª Instancia núm. 2 de Gijón de 25 de junio de 2018 declara la responsabilidad de la persona que aplicó el tratamiento de radiofrecuencia, al considerar que la misma fue inadecuada y que concurren los distintos criterios de causalidad:


– el criterio de exclusión, que consiste en que no medie otra causa que justifique totalmente la patología,


– el cronológico, que consiste en que la sintomatología aparezca en tiempo médicamente explicable, siendo de especial relevancia que se hayan manifestado los síntomas dentro de las setenta y dos horas posteriores al accidente o que el lesionado haya sido objeto de atención médica en este plazo, lo que así resulta de lo actuado en virtud del informe de urgencias,


– el topográfico, que consiste en que haya una relación entre la zona corporal afectada por el accidente y la lesión sufrida, salvo que una explicación patogénica justifique lo contrario, y así se declara por el lugar donde se localizó la placa y las zonas afectadas coincidentes y próximas, y


– el de intensidad, que consiste en la adecuación entre la lesión sufrida y el mecanismo de su producción, siendo posible que la aplicación excesiva y mantenida de calor en una persona con una piel con especiales características por hallarse confinada en una silla de ruedas y con sensibilidad alterada que le impide percatarse de ese exceso de calor, provoque unas lesiones como las reclamadas.


Si desea la valoración de su caso

Contacte con nosotros


Julio César Galán Cortés

Abogado (Doctor en Derecho), Médico (Doctor en Medicina) y director del despacho jurídico GALÁN CORTÉS (con sedes en Madrid y Gijón).

Ptosis palpebral (caída del párpado) tras aplicación de botox

Paciente que acudió a la consulta de una médico especialista en medicina estética para inyectarse...

Medicina estética: granuloma tras la aplicación de un producto sanitario para las arrugas faciales

Paciente que acude a un centro de medicina estética para el tratamiento de una serie de arrugas...