Casos médicos

Retraso diagnóstico de un carcinoma de vejiga

Paciente fumador de 65 años de edad que acudió de urgencias a su Centro de Salud por hematuria macroscópica. Fue remitido para estudio a un centro hospitalario, donde el urólogo que le asistió, tras la práctica de una ecografía, le diagnosticó de hiperplasia benigna de próstata, solicitando flujometría y citología de orina.

La citología de orina mostró la presencia de células atípicas o displásicas, por lo que el nefrólogo que también le valoró, indicó la necesidad de descartar una neoplasia urotelial.

E0FEFCA2-7A2F-4E3B-A7B6-0ADFA6117DB9

La flujometría practicada fue informada como normal para la edad y sexo del paciente. Una nueva ecografía del aparato urinario no mostró hallazgos de interés en riñones ni vejiga, encontrándose una próstata de tamaño normal y bien delimitada.

A pesar de tales datos, el urólogo no le indicó la necesidad de realizar una cistoscopia, por lo que su procesó evolucionó hasta ser manifiesto e irreversible, siendo diagnosticado, cuando ya habían transcurrido más de 15 meses y el tumor se encontraba en estadio IV, de carcinoma urotelial de alto grado con infiltración linfovascular estadio pT3b pN2, falleciendo al poco tiempo.

La pericial practicada consideró que no se otorgó la debida importancia a la existencia de hematuria macroscópica en un paciente fumador, ni, sobre todo, a la presencia de atipia celular en orina, que hacía imprescindible la realización precoz de una cistoscopia, conforme a los protocolos médicos de actuación, lo que hubiere posibilitado el diagnóstico del carcinoma vesical en fase temprana, donde la curación alcanza al 88 al 98 % de los pacientes.

  • Valoración jurídica

La sentencia del Juzgado de 1ª Instancia núm.3 de Oviedo de 30 de octubre de 2018 declara la responsabilidad de la entidad aseguradora de asistencia sanitaria que brindó la atención sanitaria de este paciente, al considerar que “hubo desviación de la lex artis en lo actuado por el centro sanitario, y ello porque se mantuvo un diagnóstico erróneo de hipertrofia prostática benigna hasta la evidencia de extensión tumoral, a pesar de los factores de riesgo concurrentes y de la persistencia de hematuria macroscópica, porque no se hizo una cistoscopia en el momento oportuno a pesar de tratarse de un estudio inocuo, recomendable por el estado clínico y que estaba al alcance del centro sanitario, y porque se generó en el paciente un daño que no tenía que haber soportado, de suerte que, de haberse obrado correctamente, habría existido una alta probabilidad de evitar el desenlace final”. 


Si desea la valoración de su caso

Contacte con nosotros


Julio César Galán Cortés

Abogado (Doctor en Derecho), Médico (Doctor en Medicina) y director del despacho jurídico GALÁN CORTÉS (con sedes en Madrid y Gijón).

Retraso diagnóstico y tratamiento inadecuado de carcinoma de sigma

Paciente de 56 años de edad que acude a su Centro de Salud por deposiciones líquidas con sangre...

Artrosis tras fractura de tobillo mal diagnosticada por Mutua de accidentes

Paciente que, tras sufrir accidente laboral, acude a los servicios médicos de su Mutua de...

Dolor torácico a estudio. Error de diagnóstico: disección de aorta no diagnosticada

Paciente de 50 años de edad que acude al Servicio de Urgencias de su centro de atención primaria...